Fred Astaire y Rita Hayworth en pleno bailecito.
¿Tendrán alguna preposición intercambiada?
Cuando hablamos de relaciones la cosa siempre se complica… incluso en ortografía. Y es que, como en cualquier noviazgo que se precie, hay baile. Y eso, en cuestiones de gramática, muy bueno no es. Sobre todo cuando hablamos de preposiciones  como “con”,  “en” y “a” que al acompañar a la palabra “relación” tienden a usurpan unas el sitio de otras como en un minué.

 

Así, leemos aquí y allá:
En relación a lo que me preguntaste la otra noche, la respuesta es “sí, quiero”*
Pues no sé bien qué decirte en relación a eso de vivir juntos*
En relación al tema de pasar las vacaciones con tu madre… ¡ni hablar!*
 
No están bien escritas, ya que falta algo esencial en una relación: un “con” puesto que las relaciones las mantenemos siempre con alguien, aunque a veces  solo sea con nosotros mismos. Así, disponemos de dos maneras de escribir la locución, y ambas llevan siempre ese “con”:
En relación con
Con relación a
 
Por eso decimos: 
En relación con lo que me preguntaste la otra noche, la respuesta es “déjame que lo piense”
Pues no sé bien qué decirte con relación a eso de vivir con tu madre
En relación con el tema de pasar las vacaciones juntos… ¡sí, quiero!
 
Como ves, podemos poner y quitar “a” y “en”, pero nunca “con”.
 
La próxima vez que escribas esta expresión, fíjate bien si lo tuyo con la escritura es tan solo para echaros unos bailes, o si vuestra relación es algo profundo y verdadero y has colocado el “con” como corresponde. 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest